Otro año ha pasado y sin mucho que contar

Otro año mi blog abandonado

Otro año mi blog abandonado
Photo by Spencer Selover

Otro año ciertamente, pero en realidad sí tengo mucho que contar. Solo que todas aquellas experiencias dignas de ser transcritas a este BLOG, son las que precisamente han consumir mi tiempo (y energía).

Hablando de paradojas.

Pues bien, sean como fuere, ya tenemos Navidad y Año Nuevo a poquísima distancia y estoy contento porque estoy cerrando un año excelente.

Tanto en lo personal, como en lo profesional, 2023 será sin lugar a dudas un año imborrable en mi memoria. De verdad.

 

Nuevo Trabajo

Inicié un nuevo trabajo en febrero de este año como (nuevamente) Sr. Techincal Program Manager.

El rol sigue siendo el mismo pero las responsabilidades son más (y mayores) que antes. Puedo decir sin lugar a equivocarme que estoy trabajando como Technical Program Manager / Product Manager / Engineer Manager a la vez.

¡Y me encanta! Puedo aplicar procesos y metodologías que me son familiares; influir en el desarrollo del producto con mi experiencia e ideas; y apoyar a mi equipo con liderazgo y gestión (haré un tema sobre estos últimos dos puntos).

Mi trabajo soñado. Y aunque quedo extenuado, espero estar mucho tiempo en él.

 

Estudio, estudio y más estudio

Aunque a paso lento, no he dejado de tomar cursos en línea y también de leer excelentes artículos que he encontrado en Internet. Todo en aras de continuar mi desarrollo profesional.

Estos últimos meses los he dedicados a seguir aprendiendo sobre arquitectura en la nube de AWS, y he logrado varias medallas que he colgado orgullosamente en mi sección Formación. Mucha agua bajo el puente desde el primer artículo de este año: Nube: diseñando la arquitectura nativa desde cero.

Los siguientes cursos serán para mejora de gestión y liderazgo; más arquitectura AWS; y quizás un nuevo lenguaje de programación.

 

No olvidemos a los hobbies

Parte del tiempo también lo he dedicado a escuchar LPs en vinilo. Sí, a pesar de mi reticencia inicial hacia el vinilo me ha terminado de gustar la experiencia. El ritual que se realiza al colocar un LP en la tornamesa, hacerlo girar, y dejar que la aguja haga su magia, es fascinante.

Ya me explayaré más adelante: tengo en carpeta los Capítulos II y III de Música para mis oídos.

Otro hobbie que ha consumido aquél que no se detiene es lectura que podríamos catalogar de seria. Soy un apasionado de thrillers, novelas policíacas, el gran Ken Follet, el aún más grande Tolkien, y otros cuantos autores más. Mientras los devoraba, también tomé la decisión de apasionarme por otro tipo de literatura,  y partí con libros de Historia.

He terminado hace poco la Segunda Guerra Mundial por Anthony Beevor, y ahora estoy en un período totalmente distinto: Tito Livio y su Ab Urbe Condita. Ni que decir que tengo varios pendientes de lectura en mi estantería.

Y claro, en algún momento uno también tiene que dormir, comer y pasear con la señora. Así que el tiempo literalmente se me ha volado. Pero feliz, no tengo arrepentimientos de este 2023, y ha sido como dije antes, un año excelente. Como el mejor de los vinos. ¡Salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.